Expresar las emociones que sientes ante los acontecimientos vitales, es la forma más sana de superar los que son negativos y de celebrar los que son positivos.

Rencor, rabia, odio… cuanto menos tiempo nos invadan, mejor nos sentiremos afectivamente  e incluso sin verbalizarlo,  los demás nos lo notarán. Es una parte del proceso que creamos en las relaciones humanas de cualquier tipo (en pareja, en familia, en la amistad, en lo laboral).

El saber hacerlo o hacerlo de manera adaptativa al momento y al lugar que corresponda y/o con las personas adecuadas, no es tarea que todas las personas logren con cierto éxito. Como ya sabemos, las enfermedades físicas dan lugar a ansiedad, preocupaciones…. También los trastornos emocionales, llevan muchas veces a enfermedades de tipo somático (psicosomático). Pero ésto, como tantas otras conductas o comportamientos, se pueden aprender y desaprender si está en ti el querer descubrirlo y cuidarte. Con mi ayuda te resultará más fácil y sencillo.